¿Por qué existe Dios?

¿Nosotros, como seres creados, ganamos valor de la existencia de Dios? ¿Qué significa "Dios existe"?

¿Con qué propósito Dios nos creó y nos sostuvo? ¿Existe un deseo divino de nosotros, los seres creados, para el cual Dios nos creó?

¿Por qué se le permite a Satanás existir?

¿Cómo es posible que Dios, fuente de todo bien, permita que una fuente de mal, conocida como Satanás y sus legiones, opere entre los pueblos e individuos y lleve a cabo actos que sean perjudiciales para la humanidad o una nación específica o individuo en particular?

¿Qué razón tendría Dios para permitir que Satanás exista? ¿Cuándo comenzó Satanás a operar en el mundo? ¿Hasta cuándo operará Satanás en el mundo? ¿Matará Dios a Satanás? Si es así, ¿en qué circunstancias podría ocurrir eso? ¿Cuál es la fuente de eso?

 

La vida humana: puntos dignos de reflexión

Recordemos el propósito detrás de la creación de humanos en el mundo. "La humanidad no es superior a la bestia, porque todo es vanidad". (Eclesiastés 3:19) Aparte de tener un alma pura que en el futuro tendrá que informar ante el Rey de todos los reyes, el Santo Bendito sea, la humanidad no ofrece ventajas sobre las bestias, pero es esta alma, insuflada en nosotros, que nos diferencia de todos los demás seres creados. Ciertamente no fue infundido en nosotros para este mundo, porque existir en este mundo también puede llevarse a cabo como un objeto inanimado, una planta o cualquier criatura. Sin embargo, para estar en el nivel del habla, que es el más alto de los niveles, se necesita un alma. Esa alma no es para este mundo, sino para el más allá. Deriva del mundo por venir y por lo tanto regresa allí, pasando por este mundo alojado en nuestros cuerpos con un propósito específico.

La pregunta que debemos hacernos, entonces, es: ¿con qué propósito se les da un alma a los humanos? Si las cosas o los seres pueden vivir en este mundo sin alma, como hacen los animales, encontrando a sus presas y comiendo, sobreviviendo y reproduciéndose, ¿por qué los humanos necesitan un alma? Podríamos mirar a una tortuga, viviendo durante 300 o incluso 400 años, caminando lentamente, sin prisas en su vida, tienen mucho tiempo, no tienen problemas de vivienda, están todos preparados para la vida. Entonces, ¿qué tiene de malo ser una tortuga? ¿Por qué necesitamos ser humanos? Si a las tortugas no les falta nada, ¿cuál es la diferencia entre nosotros y ellas? Solo el alma.

Tomemos un momento para considerarlo. Los humanos fueron creados por algún tipo de razón. Los sabios, de bendita memoria, dicen: "Este mundo es un corredor y el mundo venidero es el salón". Añaden: "Ponte bien en el pasillo para que puedas entrar al salón". En otras palabras, este mundo es una transición ya que nuestro objetivo es llegar a la otra vida.

Nuestros sabios dicen que el versículo escrito por el rey Salomón en Eclesiastés 7: 1, “Mejor es el buen nombre que el aceite precioso; y el día de la muerte (es mejor) que el día del nacimiento ". Una persona no muere a los 70 u 80 años, sino que se considera que muere en cada momento, es decir, desde el momento del nacimiento, una persona comienza a morir. Un día comienza y pasa (muere), 20 años pasan y mueren, es decir: no volverán jamás. Si ese es el caso, ¿qué es la vida? La vida somos nosotros pasando por estos momentos e infundiéndoles vida.

¿Cómo infundimos vida en un momento? Si una persona se sienta sin hacer nada, es evidente que esos momentos han muerto y no volverán a existir. Existieron y ya no existen. Pero si una persona infunde ese momento con hacer, con algo espiritual, algo de valor espiritual que se conserva para el futuro, eso se llama vida.

La Torá, toda la Biblia, se describe como "nuestra vida, la duración de nuestros días". La Torá es vida porque una persona involucrada en la Torá la está llenando en ese momento con la fuerza de la vida espiritual eterna.

Podemos explicar esto de la siguiente manera: Una persona entró en una ciudad. Un cementerio estaba a la entrada de la ciudad. En una lápida estaban grabadas estas palabras: "Aquí está enterrado el renombrado y digno justo, fulano de tal, de cuatro años de edad".

La persona estaba asombrada: "¿Tiene cuatro años y es vista como una persona justa?"

En la siguiente lápida estaba grabado lo siguiente: "Aquí está enterrado el santo e ilustre kabbalista, fulano de tal, de cinco años de edad".

Se quedó atónito y se preguntó: si voy a esa ciudad, ¿la encontraré llena de gente diminuta? Entró en la ciudad y vio gente mayor, de pelo blanco, con bastones, paseando por la calle.

Le preguntó a uno: “Dime, ¿qué tipo de cementerio es ese? ¿Tuviste algún tipo de plaga donde murieron niños? ¿Qué pasó?"

Él respondió: “Hay un rabino en el otro extremo de la ciudad. Preguntarle."

Entonces el hombre fue al rabino. “Con respeto, rabino. ¿Cuál es el significado de ese cementerio a la entrada de la ciudad?

"Bueno", respondió el rabino, "no escribimos en una tumba cuántos años tenía la persona cuando murió, sino cuánto tiempo vivió".

"¡Pero su edad cuando murió es el tiempo que vivió!"

“No”, dijo el rabino, “nuestro cálculo es diferente. Una persona puede morir a los 120 pero vivir solo 3 años ".

"¿Cómo alcanzas tu ajuste de cuentas?"

“Es simple”, respondió el rabino. “Lo que necesitas saber es que una persona que estudia Torá y cumple los mandamientos está, en ese momento, viviendo porque está dando vida a esos momentos. Ustedes saben que con respecto a las personas malvadas, se dice que son llamadas muertas en su vida, porque hacen morir cada momento al no llenarlo con nada de valor. Sin embargo, las personas justas dan vida a esos momentos, por lo que se considera que viven en esos momentos ".

“Aquí tienes un ejemplo. Una persona que estudió una hora de la Torá todos los días. Esa es una hora de vida. Pero otras 23 horas que no han sido infundidas con la espiritualidad de la Torá se consideran muertas. Entonces, si esa persona vivió durante 70 años, el cálculo de 1 hora por día equivale a solo 3 años. En ese cementerio, registramos cuánto vivió una persona, en lugar de cuánto de su tiempo estuvo muerto. A los cielos no les sorprende la cantidad de años que respiras, 120 o 200. Fuiste enviado con un propósito específico. Los cielos desean saber si cumpliste con lo que fuiste enviado a lograr.

“Una persona puede llegar a los 120 años (es decir, una vida madura) pensando que es viejo, que ha vivido una vida larga, lo que muestra cuánto lo ama Dios cuando mira a su alrededor y ve que tantas personas justas han muerto mucho más jóvenes que él. Pero una vez que llegue al mundo de la verdad, los cielos no se sorprenderán de que le hayan dado muchos años en la tierra. Solo será recompensado por aquellas horas en la tierra que llenó de vida.

“Y aunque recibe recompensas por 3 años de bondad, de los 67 que se desperdiciaron, ¡hay un precio que pagar! ¡Y ese es el problema!

Por tanto, debemos comprender cuál es realmente el propósito de nuestra creación.

 

Dos razones para la creación según el rabino Eliyahu Dessler (Fuente: Mihtav m'Eliyahu)

La mayoría de las personas en el mundo no comprenden por qué han venido al mundo. En el libro titulado Mihtav m'Eliyahu (Una misiva de Eliyahu) del rabino Eliyahu Dessler de bendita memoria, aclara que la creación de la humanidad en el mundo se debe a 2 razones:

  1. Decisión
  2. Causante

La primera es la verdadera razón por la que una persona es creada y está en el mundo: tener un propósito.

El segundo es un objetivo causal o de servicio: razones que nos sirven para lograr la determinación.

Por ejemplo: Un hombre sale de su ciudad y se va a otra para estudiar en un seminario. Llega y le preguntan: "¿Por qué viniste?" Él responde: "Vine a estudiar".

Esa es una respuesta muy clara. Pero si dijera: "Porque el autobús me dejó en la estación de aquí", ¿qué tipo de respuesta es esa? ¿Viniste al seminario porque por casualidad el autobús se detuvo aquí y te dejó bajar?

Veamos cada una de las dos respuestas.

Cuando se le preguntó inicialmente "¿Por qué viniste?" y la respuesta es "vine a estudiar", vemos el propósito. Pero con la segunda respuesta, el autobús que se detiene en la estación es la avenida causante, tiene el propósito de permitir que el orador vaya al seminario, es un puente para aprender que hay un seminario cerca y es posible estudiar allí.

Esto es lo que también sucede en nuestras vidas. Pregúntale a una persona "¿Por qué trabajas?"

Aquí hay una variedad de respuestas:

  • Porque necesito trabajar.
  • "Necesita trabajar" no es un propósito sino una acción causal o al servicio del propósito. El “trabajo” sirve para sostener a la persona. Sostenerse a uno mismo: ¿qué significa eso? También es una causa o un servicio, como lo es mantener la existencia: ¿cuál es la razón por la que uno necesita ser sostenido?
  • ¡Hacer la voluntad de Dios! Este es el propósito por el cual los humanos vienen al mundo. ¿Y el resto? Solo están al servicio de este verdadero propósito.
  • Si una persona permanece atrapada en las razones causales o de servicio, nunca podrá expresar un verdadero propósito.

 

¿Qué hizo Dios antes de la creación?

Pregunta: ¿Cuánto tiempo ha existido este mundo? ¿Y qué hizo Dios antes de crear nuestro mundo? ¿Por qué lo creó hace solo 6,000 años?

¿Cuánto tiempo ha existido el mundo? Este es el año 5781.

¿Y qué hizo Dios antes de crear todos los mundos?

El mundo tiene 5,781 años y varios meses, que es la cantidad de tiempo que ha pasado desde la creación de Adán.

Antes de eso, ¿qué hizo Dios? No lo sabemos. Todo lo que sabemos es lo que Dios quiere que sepamos. No tenemos conocimiento de lo que desea que permanezca oculto.

¿Y cuánto tiempo existió Dios antes de crear el mundo? Dios no está atado ni limitado por el tiempo. Si Dios estuviera limitado al tiempo o atado por él, entonces él sería creado en el tiempo y sería un ser creado en lugar del Creador.

Hace 6,000 años, el mundo no estaba formado, como leemos en Génesis 1: 2.

Y antes de eso, ¿qué había?

Solo Dios mismo, como se explica en estos versículos:

“Maestro eterno, que reinó supremo, Antes de que se formara cualquier creación;

Cuando se terminó de acuerdo con su voluntad, su nombre fue proclamado "Rey",

y cuando este nuestro mundo ya no exista, en majestad todavía reinará,

Y era, y es, y estará en gloria ”.

En otras palabras, Dios era rey antes de cualquier acto de creación, siguió siendo rey después de que se completara el proceso de creación, y siempre ha sido y seguirá siendo eterno.

Entonces, ¿qué hizo antes de la creación? No tenemos conocimiento de eso.

 

¿Quién dice que Dios es Uno?

Si hubiera dos dioses, eso significa que uno sería limitado, porque dos ya están limitados. La formulación "1 + 1 = 2" es una formulación de limitación. Por ejemplo, dos tazas: eso es una limitación. Si cada uno es limitado, entonces cada uno estaba limitado por el otro. Si uno limitó al otro, entonces el que hace la limitación debe haber venido primero, porque el segundo está subordinado o sujeto a haber sido limitado por el primero. En otras palabras, la primera es la fuerza creadora y la segunda es la creada. Si es al revés, y el segundo limita al primero, tendríamos la misma situación: el segundo es la fuerza creadora y el primero sería la entidad creada. Entonces, si hay dos, es un hecho que uno limita al otro y, por lo tanto, es el Creador, por lo que nunca puede haber 2 dioses, solo Uno.

 

¿Cuándo fueron creados los ángeles?

Basado en nuestras tradiciones, los ángeles fueron creados el segundo día. Por eso dice del primer día (Génesis 1: 5): “Y fue la tarde y la mañana, . día…. y fue la tarde y fue la mañana, el día dos (Génesis 1: 8)… y fue la tarde y fue la mañana, el día tres (Génesis 1:13) y así sucesivamente. ¿Por qué no dice "Y era de noche y era de mañana, el en el primer día ... el segundo día ”y así sucesivamente? ¿Por qué se usa el término "un día"? Para indicar que el mundo era un mundo unificado. Es por eso que la Torá comienza con la letra "beit", la segunda letra, porque la primera, "aleph", representa al Uno. La letra aleph se compone de una diagonal "vav" que tiene un valor numérico de 6, y dos letras "yud" que suman 20, en total 26, lo que equivale al nombre divino yod-heh-vav-heh.

 

El alma y los niveles de creación del no judío

Los no judíos viven y respiran, conocen y ven, etc. Sin embargo, no tienen el mismo tipo de alma que el pueblo de Israel. Tienen un nivel llamado "nefesh" que anima el cuerpo, ya que la gente de Israel también tiene, pero un nivel más alto que "nefesh" es el de "neshamá", y este aspecto del alma se divide en varias partes: la más baja es nefesh , arriba está ru'akh (espíritu), arriba está neshamah, luego está khaya, y por último, yekhida. Cuanto mayor sea la escala, más espiritual será el nivel.

El alma en los no judíos proviene de un nivel diferente. Hay cuatro mundos, conocidos como Atzilut, que es el más alto, Briyah, Yetzirah y Assiya, y ese es el más bajo. Las almas de los no judíos proceden del mundo de Assiya, mientras que las almas de los judíos proceden de un nivel superior.

En cuanto a los animales, sin embargo, para existir necesitan un aspecto llamado "Khai". Hay cuatro niveles en la naturaleza: Dommem (inanimado), Tzome'akh (planta), Khai (vivos: animales, peces, insectos, pájaros y todas las criaturas) y Medaber (hablando). Los humanos pertenecen a la categoría de “Khai Medaber”: no solo viven y son capaces de emitir sonidos, sino que hablan, es decir, emiten sonidos guiados por el intelecto y la intuición, que es el nivel más alto.

El nivel de Medaber tiene niveles más altos, al igual que hay niveles dentro de Israel, como Cohen (sacerdote), Levi (Levita) e Israel (todos los demás. Pero también hay niveles más altos como Navi (Profeta). Medaber, los no judíos no son idénticos a los judíos ya que estos últimos aceptaron aceptar la Torá.

 

¿Qué mandamientos debe cumplir un no judío?

Algunos no judíos creen en un solo Dios y que el alma permanece en el paraíso o en el infierno. ¿Como lo explicas?

En primer lugar, necesitamos saber algo: que las 3 religiones, el judaísmo, el cristianismo y el islam, comparten una base común, siendo la Torá, la Biblia. Está registrado en el cristianismo y el Islam. La base es la Torá dada en el Monte Sinaí únicamente a los Hijos de Israel. Las otras religiones admiten esto, excepto que el cristianismo agregó que en un momento determinado Dios cambió la nación de Israel por la suya propia; y el Islam dijo que se unen con su Profeta siendo el último Profeta y el Profeta que debe ser obedecido.

Esas son las diferencias, pero las 3 religiones tienen la misma base. En cuanto al paraíso y al infierno, en estos días no hay necesidad de creer porque hay pruebas científicas de personas que sufrieron muerte clínica, por reencarnaciones del alma, por hipnosis y por niños autistas, todos los cuales demuestran que hay vida después de la muerte, entonces ese tema. ya no es un problema.

Incluso una persona que es un completo incrédulo y quiere decir: "¡No existe tal cosa!" no es problema. A esa persona se le pueden presentar pruebas. ¿De quien? De personas que no creen y han investigado científicamente y han llegado a conclusiones sobre cosas relacionadas con la vida después de la muerte. Entonces vemos a los no judíos creyentes, aquellos que defienden los 7 mandamientos de Noé, que son los mandamientos que Noé siguió al salir del Arca, y Noé es, por supuesto, la persona de quien se reconstruyó la humanidad. Estos son los mandamientos que él y sus hijos debían cumplir:

  1. La prohibición del derramamiento de sangre
  2. La prohibición de la adoración de ídolos
  3. La prohibición del incesto
  4. La prohibición de tomar el nombre de Dios en vano
  5. La prohibición del robo
  6. El requisito de nombrar jueces
  7. La prohibición de comerse un ser vivo.

 

Estos 7 mandamientos son aplicables a toda la humanidad, incluido el pueblo de Israel.

Pero también necesitamos saber esto: que en el Monte Sinaí, Dios realmente quería dar la Torá a todas las naciones del mundo. Las naciones mismas no lo querían. El único que estuvo de acuerdo y dijo "Haremos y escucharemos" (Éxodo 24: 7). Es la nación israelita / judía que tomó la Torá sobre sí misma y, desde el momento en que lo hizo, se conectó de manera única con Dios de una manera muy diferente a cualquier otra nación en la tierra: “Y te diferenciaré de los pueblos, para ser mío ”(Levítico 20:26),“ Y serás un tesoro entre las naciones ”(Éxodo 19: 5). En otras palabras, lo que causó la diferenciación esencial entre el pueblo de Israel y las otras naciones es la aceptación de la Torá por parte de Israel, por lo que Dios los elevó y ellos a Él.

Pero un no judío que cumple con las 7 leyes de Noé es conocido como un "Justo entre las Naciones" y, por ello, gana un lugar en la otra vida. Hay 613 mandamientos aplicables al pueblo de Israel, pero no todos pueden ser cumplidos por todos, ya que algunos pertenecen solo a los sacerdotes, algunos solo a los levitas y algunos solo a la categoría más grande, Israel; algunos son solo para mujeres, otros son solo para hombres, y algunos solo se pueden realizar en el Templo, por lo que no se pueden cumplir en estos días, como los sacrificios. En total, solo hay 6 mandamientos prácticos que deben cumplirse a diario, y algunos mandamientos solo se encuentran en momentos específicos.

Los 6 mandamientos que todo varón del pueblo de Israel debe cumplir a diario son:

  1. Para ponerse los tefilín (filacterias)
  2. Para usar Tzitzit (la prenda con flecos)
  3. Para recitar la oración Shemá
  4. A orar
  5. Para decir las bendiciones después de comer
  6. Establecer horarios para el estudio de la Torá

Luego llegamos a un mandamiento semanal:

  1. Observa el sábado, el día de descanso (sábado)

Mandamientos periódicos anuales:

  1. Observando el Año Nuevo judío, el Ayuno del Día de la Expiación (Yom Kippur), la Fiesta de los Tabernáculos (Sucot), la Fiesta de las Semanas (Shavuot) y otras similares.

Hay mandamientos periódicos relacionados con períodos de tiempo más largos:

  1. Los 7th Año de barbecho (Shmitta - Sabático de la tierra)
  2. Los 50th Año jubilar (sabático para todos).

Estos son esencialmente los mandamientos que el pueblo judío debe observar si desea ser merecido con la vida después de la muerte, pero ciertamente hay una diferencia entre quienes observan esta mayor variedad de mandamientos y quienes observan solo siete: la diferencia entre el pueblo judío y los no judíos. -Judíos.

Además, si alguien entre los no judíos desea unirse a la religión de la verdad de Dios, existe la opción de convertirse y ser tomado bajo el ala de Shekhinah (Espíritu Divino), pero tiene que ser una verdadera conversión, no algo. opción rápida por un motivo oculto. La conversión debe ser tan auténtica como la de Rut la moabita, quien fue tan auténtica acerca de la adopción de la Torá que finalmente tuvo el mérito de convertirse en la abuela del rey David y, por lo tanto, está inherentemente vinculada a la línea genealógica del Mesías.

En otras palabras, en cuanto a la fe, cualquiera puede creer en el Único Dios y los méritos que aporta.

Pregunta: ¿Quién cumple la verdadera religión? ¿Quién tiene las pruebas y los documentos probatorios al respecto?

El pueblo de Israel lo hace. Nadie más lo hace.

La Torá dada al pueblo de Israel puede refutar otras religiones, ¡pero otras no pueden refutar el judaísmo ya que el judaísmo es su propio fundamento! El pueblo de Israel ha continuado existiendo, con milagros y maravillas, durante 3,300 años, lo que los mismos no judíos no niegan, ¡porque es la verdad!

 

¿Qué valor tienen las diversas formas de entretenimiento?

Una cosa más queda por explicar: ¿dónde está el buen lugar que Dios designó para sus seres creados?

Hay dos posibilidades: en este mundo o en la otra vida.

Si Dios nos diera nuestras recompensas en esta vida, viviríamos hasta los 70, hasta los 120, podríamos ser inimaginablemente ricos, tener todo lo que queremos al alcance de la mano, pero un día moriríamos y toda esa bondad se acabaría.

Sin embargo, la vida eterna, aunque sus recompensas parezcan menores, es mayor, ya que son eternas en lugar de temporales y temporales.

Es como decir: “¿Has sido un buen niño? Entonces te compraré un pastel de crema ". ¿Qué tipo de recompensa es esa? Pero una vez que se come, eso es todo, se va y luego no solo se olvida, sino que eventualmente solo causa problemas.

Una recompensa debe ser auténtica: Dios, que es absolutamente bueno, no querría darnos un mero toque pasajero de bondad. Comemos, bailamos, nos divertimos, pero ¿qué queda de todo eso? Nada. Algunos recuerdos de que estuvimos allí, y si ya no estamos, todo lo que tenemos es tristeza y esas recompensas se han convertido en fuentes de tristeza al mirar hacia atrás en un pasado que ya no tenemos.

Digamos que su amigo está en el hospital, acostado, agonizando. ¿Qué tipo de palabras reconfortantes podrías decir?
“No te enojes. No llores Recuerda cómo la semana pasada bailaste en la discoteca, recuerda haber comido ese doble schnitzel, recuerda haberlo pasado bien en… ”y así sucesivamente.

Pero eso está en el presente. Tan pronto como una persona abandone este mundo, ¿de qué le ayudará la nostalgia? ¿Cómo ayudarán los cuentos del pasado? Nada de eso servirá de apoyo en el Día del Juicio. Entonces, nada de este mundo tiene valor.

Lo único que tiene eternidad es la recompensa espiritual que te preparaste en la otra vida. Allí no va nada material, solo lo espiritual. Si nada material va con nosotros, ¿no es una lástima hacer todo ese esfuerzo, cansarnos, trabajar en algo durante 10, 20 años, una mejor iluminación en el techo, sofás más elegantes, un automóvil más grande, etc.? Trabajas para arreglar tu vida, todavía no has terminado, ¡y luego te vas!

Entonces, ¿de qué debemos preocuparnos en este mundo? Necesitamos comer para estar saludables, pero el resto de nuestros esfuerzos deben estar en prepararnos para el lugar al que iremos cuando muramos, porque sabemos que moriremos. Digamos que uno de nuestros hijos se va a casar. ¿Qué hacemos los 2, 3 meses de antelación? Prepara lo que necesita la boda: el fotógrafo, el catering, las flores, el salón. Nos aseguramos de que todo esté organizado y de que no falte nada.

El futuro no se refiere al mañana, es pasado de mañana, es el tipo de mañana que viene después de los mañanas que conocemos. “¿Quién es sabio? Aquel que ve lo que está tomando forma ". Lo que está tomando forma es nuestro inminente día de muerte (Eclesiastés 7: 1). Eso es lo que es “nacer”, nos pasará a todos, entonces la persona sabia, al darse cuenta de esto, no dice: “Tengo mucho tiempo”, la persona sabia entiende “No te jactes de ti mismo del mañana porque no sabéis lo que traerá el mañana ”(Proverbios 27: 1). Dado que no sabemos qué pasará mañana, y hay personas que están seguras de que habrá un mañana y luego nunca llegaron a ver el final de ese mismo día, la persona sabia permanece en un estado de preparación para el mundo en el que pasamos. Así que no importa cuando el sabio sea “sacado” de este mundo, porque ese sabio se ha estado preparando todo el tiempo en este mundo precisamente para ese mundo por venir, para la otra vida, y eso es sabiduría.

Una persona necesita mirar a su alrededor: a lo que Dios ha hecho por nosotros, que Dios nos ha dado verdadera recompensa en la vida eterna, como dice el refrán: "Sepa que la recompensa de los justos está en la otra vida". Esto no es más que un mundo transitorio, por lo que nuestros Sabios enseñan que "Aquel que se prepare el día anterior al sábado podrá comer en sábado". El día anterior al sábado alude a este mundo, y el sábado al más allá, el tiempo del descanso eterno. Antes del sábado, todos se apresuran a comprar, cocinar y preparar. "Es viernes, estamos ocupados, ¡el sábado comienza pronto!" escuchas repetidamente. ¿Qué comemos el sábado? Lo que preparamos de antemano. Si preparamos abundancia en honor al sábado, nuestras mesas se llenarán. Si no nos hemos preparado mucho, no habrá mucho para elegir.

Este mundo es como el viernes, que lo gastamos en preparativos. La otra vida es como el sábado. Si te preparaste para el viernes de este mundo, tendrás sustento en el sábado de la otra vida. Si no te preparaste ...

 

¿Por qué la recompensa, como se describe en la Torá, es material?

Cuando se trata de recompensa y castigo, la Torá no se refiere al paraíso ni al más allá, y las recompensas son muy físicas: lluvia en la cantidad adecuada y en el momento adecuado, cosechas exitosas, buena comida, situaciones agradables, pero nada más que eso. ¿Están esas recompensas registradas en las Escrituras o en la Ley Oral, o hay alguna pista en la Torá? ¿Por qué la Torá promete cosas materiales pero no tiene versículos que hablen del paraíso per se?

El Rambam (Maimónides) discute esto, señalando que las promesas hechas en la Torá para que llueva en su momento apropiado y para que la tierra produzca cosechas exitosas, tiene una razón: si ves cómo funciona la naturaleza de acuerdo con tus propias acciones, puedes no tenga un mensaje más claro de que Dios le proporcionará una larga vida y una vida eterna.

En otras palabras, si miro a mi alrededor y veo que Dios cumple sus promesas en aquellas cosas en las que mis acciones no influyen, entonces me daré cuenta de que Dios cumplirá las otras promesas.

Por el contrario, otras religiones afirman que "existe el paraíso y el infierno". Período.

Pero no pueden demostrar a sus seguidores que para una determinada acción en esta vida se les otorgará X y para otra, Y; y que se pueda ver. Esa es la diferencia. Es por eso que Dios acercó al pueblo de Israel a las promesas de la Torá que están designadas para ellos y que repetimos cada día en la oración “Shemá Yisrael” (Escucha, Israel): contiene la promesa de que si el pueblo de Israel cumple Los mandamientos de Dios, recibirán recompensas en esta vida, y realmente podemos verlos. Etcétera.

Se menciona el Jardín del Edén o paraíso, pero solo en relación con su nivel inferior. Existe un nivel inferior de paraíso en nuestro mundo y los humanos no pueden verlo a menos que estén disociados del material. El rabino Yossef Haim de Bagdad, de bendita memoria, en su libro "Rav P'alim" (Muy maravilloso) proporciona una respuesta: que el "Ben Ish Hai" indica dónde está, su tamaño, etc., y proporciona fuentes relacionadas con el paraíso de nivel inferior.

 

El propósito del no judío en el mundo

Entendemos que la designación del judaísmo y del Creador es lograr el propósito final de acceder al paraíso y los mundos superiores. Entonces, ¿cómo cumplen sus roles los no judíos?

Una persona que cumple las 7 leyes de Noé es una persona vinculada al más allá. El pueblo de Israel también está obligado por estas 7 leyes de Noé, además de los 613 mandamientos enumerados en la Torá, por lo que las recompensas para los judíos que las observan son más altas que para los no judíos. No obstante, un no judío que observe las 7 leyes de Noé merece un nivel de paraíso y se le llama "Justo entre las Naciones". Como señala el Rambam (Maimónides), esto significa que los no judíos también tienen un propósito y una designación, pero en menor grado, en función de sus esfuerzos y acciones.

Un no judío que no respeta las 7 leyes de Noé no tiene lugar en la vida eterna.

A veces, las reencarnaciones ocurren entre los pueblos no judíos. No tenemos explicación para esto. Pero a veces se les ocurre enseñar al pueblo de Israel algo sobre el poder o el valor de las almas u otros asuntos. No tenemos más conocimiento sobre esto.

 

¿Qué deben hacer los no judíos para ser salvos?

¿Qué deberían hacer los no judíos para asegurarse de que no se vean atrapados en los desastres que están a punto de ocurrirles?

Deben cumplir las 7 leyes de Noé. Eso es todo. Si lo hacen: las prohibiciones contra el derramamiento de sangre, la idolatría, el incesto y comer criaturas vivas, y si nombran jueces, no roban y no toman el nombre de Dios en vano, entonces estarán bien, se les conoce como “Justos entre las Naciones ”, y participar en la otra vida y no les sucederá nada perjudicial. Pero si no observan estas 7 leyes, pueden sufrir todos los juicios divinos que se les imponen.

 

El propósito de la creación

¿Cuál es el propósito de la creación?

Tenemos un Creador, que creó todas las cosas, y nos hacemos la pregunta: ¿es sabio?

Desde la creación misma podemos ver que sí, lo es. ¿De dónde viene la sabiduría? El nuestro se deriva de lo que Él nos dio. Si es así, si vemos que hay sabiduría en la creación y en cada cosa creada y sus detalles, sabemos que Él es sabio. La gente sabia hace las cosas con un propósito. El Creador creó varias entidades. Entonces, ¿cuál es el propósito de esta creación?

Si el propósito no se manifiesta, vemos que la sabiduría no se realiza. Por tanto, Dios informa a sus creaciones cuál es el propósito. ¿Qué opciones tiene Él para hacer esto?

  1. Puede presentarse y decir abiertamente lo que quiere.
  2. Puede escribir y publicar una carta.
  3. Puede enviar emisarios

En las tres formas, Dios se reveló a sus creaciones:

  1. En el monte Sinaí con millones de espectadores, incluidas otras naciones del mundo, Dios apareció en los Diez Mandamientos, diciendo (Éxodo 20: 2) “Yo soy el Señor tu Dios, que te saqué de Egipto de la casa de servidumbre. No tendrás otros dioses además de mí. "
  2. Escribió una carta: "Y la escritura es escritura de Dios, grabada en tablas" (Éxodo 32:16).
  3. Y envió a sus emisarios, los profetas, que aparecerían durante siglos en la historia de la humanidad. Tenemos mucha evidencia de que se mantuvo lo que Dios envió a través de sus emisarios los profetas y prometió beneficiarnos.

Dios, dando la Torá ante millones, dice a través de la Torá cuál es el propósito de los seres creados, y debemos cumplir su voluntad: "Mira que he puesto ante ti en este día una bendición y una maldición" (Deut. 11: 26), “Mira, he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal” (Deut. 30:15), “Y escogerás la vida” (Deut. 30:19). Entonces Dios está diciendo: te estoy dando dos opciones, una es buena y otra es mala, una se llama vida y la otra se llama muerte, y te digo que elijas la vida. Ahora la elección está en manos de cada uno, hacer lo que crea conveniente.

Dios nos apoya para lograr nuestro propósito: incluso si la persona elige el camino equivocado, se ofrece otra oportunidad a través de hasta tres reencarnaciones como persona, y a partir de la cuarta reencarnación, como una de las otras tres categorías: inanimado, vegetal o en el mundo animal, el alma atrapada en ellos, y luego la persona puede completar la rectificación del alma de esta manera. Hay otras posibilidades, pero al final, Dios se asegura de que "el que es desterrado no sea un desterrado de Él". (2 Samuel 14:14).

Entonces, ¿cuál es mi papel en mi mundo? ¿Es posible que vine al mundo durante 70 años solo para comer, beber, trabajar, descansar y morir? ¿Ese es mi propósito? Si es así, ¿en qué me diferencia de los animales? ¿Y entonces por qué a los humanos se les concedería intelecto e inteligencia? ¿Por qué los humanos se desarrollan y se vuelven cada vez más sofisticados, si no queda nada de ello? Y si es como preparación para otros, que también están destinados a dejar este mundo, ¿para quién es el propósito de toda esta creación?

Cada uno de nosotros debería hacer preguntas de este tipo, estudiarlas con frecuencia, para no pasar por alto ninguna parte de la vida que se nos concede. De hecho, esta debería ser la primera pregunta que una persona hace una vez que superamos lo suficiente nuestra infancia y debería llevarnos a respuestas perspicaces, ya que no hay otra forma de vida que pueda explicar el propósito de la vida y las razones de la creación.

 

La veracidad del judaísmo

El judaísmo comparado con otras religiones. La gente dice "Solo hay un Creador". Eso está claro. No hay disputa. Entonces, ¿la Torá es observada por el pueblo de Israel, los musulmanes o los cristianos? La Torá. Dios no, sabemos que Dios existe, eso está claro. Y sabemos que Dios le dio la Torá al pueblo judío, tanto cristianos como musulmanes están de acuerdo en eso, y que es la primera Torá entregada al pueblo de Israel, todos dicen eso.

Pero, ¿qué más dicen? Los cristianos dicen: “Seguro, Dios le dio la Torá al pueblo de Israel, pero en cierto momento se cansó de ellos, los arrojó a un lado, los envió al exilio y eligió cristianos en su lugar. Y ahora SOMOS la Torá, y Jesús recibió la Torá de Dios ... "

Esa es su afirmación, pero tengo mis dudas.

Luego viene Muhammad, quien escribe el Corán.

Veamos eso. ¿Quién dijo que recibió el Nuevo Testamento en comparación con el Antiguo Testamento? Es el mismo viejo testamento, son nuevos. ¿Cómo recibieron los cristianos lo que dijeron que hicieron? ¿Cómo lo hizo Muhammad? Después de todo, ninguno de ellos estaba allí cuando se entregó la Torá. Les dice a los mensajeros que lo recibió. Está bien, así que él lo dice ... los mensajeros le creyeron ... genial.

Pero cuando Moisés recibió la Torá, no estaba solo en la montaña. ¡De lo contrario! El acto de dar la Torá fue ante millones de personas. Los Diez Mandamientos no fueron pronunciados por Moisés. ¡Fueron dichas por Dios! Cuando Moisés estaba allí con los hijos de Israel, Dios les dijo a todos, incluido Moisés: "Yo soy el Señor tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto".

Eso significa que los Hijos de Israel recibieron la Torá como un grupo entre un grupo más grande de millones que escucharon. Pero se dice que Jesús lo recibió solo, y también Mahoma, por lo que cualquiera podía venir y afirmar: "Me dieron X e Y a pesar de estar solo, me detuve en una cueva, entré y tuve una revelación divina". . Esta noche Dios me dio la Biblia Tantinu que voy a difundir, y encontraré un montón de tontos que me ayuden ”.

Y poco a poco, dentro de 500 años, algunos dirán: “Sí, fulano de tal, llenó el estadio… Tantinu. ¿Creerle? Seguro lo haré. ¿Qué sucede contigo? ¿Sabes quien es? ¿No le crees? Y así es como, 500 años después, podría existir la religión Tantinu.

Pero una persona racional dice: Espera, si Dios le dio la Torá al pueblo de Israel antes que millones, lo que todo el mundo admite, y digamos que sucede que Dios decide que está harto de Israel, ya no los quiere, 'Ahora elegiré a Jesús para traer seguidores ...' entonces, ¿por qué Dios, la primera vez, transmitiría la Torá dentro de un estado universal masivo, y la segunda vez, lo haría casi a escondidas, solo una persona lo sabía, en secreto? ¿Qué, le susurró Dios detrás de la montaña? ¿Quieres hacer una declaración? Entonces hacerlo. Pero una declaración es pública. Al menos seguiría el formato anterior.

 

¿Qué gana el Creador con la creación?

Se ha comparado al Creador del mundo con una persona que abre un negocio y espera obtener ganancias. La comparación dice que Dios abrió un negocio, el mundo, y espera ganancias. Entonces, ¿cuál es la ganancia que Dios espera? ¿Nos necesita Dios de la manera en que nosotros lo necesitamos a él, y hay algo de verdad en la explicación de un deseo de dar y un deseo de recibir?

En primer lugar, no se puede relacionar a Dios en términos de ganancias porque a Dios nunca le faltó nada, y eso nos incluye a nosotros. Si todos desapareciéramos, él seguiría sin carecer de nada. Eso es porque es íntegro y perfecto.

Pero Dios creó toda la creación para beneficiar lo que creó. En otras palabras, está en la naturaleza de Dios traer bondad y beneficio, aunque Dios per se no carece de nada, y no se enriquece con nuestras acciones, porque antes de nuestra creación existía en perfección.

Entonces, ¿por qué nos creó?

Harav: Para beneficiarnos, porque el que es bueno trae el bien. Esa es la virtud de ser bueno. Al generoso que da caridad no le falta nada porque se dio caridad. Incluso si los ricos no dan nada, a esa persona no le faltará. Otros simplemente seguirán necesitados.

Su virtud de la bondad puede manifestarse de diversas formas que ni siquiera conocemos, pero la virtud del bien acaba de ser posible en este segundo a través del pobre. Esa es una forma obvia de beneficio. Pero la virtud del bien también puede ser hacer una buena acción, como visitar a los enfermos, y no solo dar caridad.

El Creador tiene muchas formas de expresar su bondad, algunas las conocemos y nos relacionamos con nosotros, pero hay muchas formas ocultas que no conocemos. Necesitamos relacionarnos con la conexión en términos de mí con Dios, en lugar de Dios con él mismo.

 

 

 

 

Déjame tu comentario

Copyright © myRealGod 2022. Todos los derechos reservados.